El día que conocí a Kinra Piz [II]

27 May

(…) Las historias góticas de japonesas góticas que viajan a Niza para crecer. Porque Kinra Piz nació viajando y su nombre es hoy una ciudad repleta de lenguas, de piel y de críticas. Piz era precisamente una crítica cuando la escuché por primera vez y empecé a pronunciarla de la misma forma que se pronuncian las dudas: con esa curiosidad voraz que no entiende de espacios vacíos.

Entonces, el sonido de la fotocopiadora y dos mujeres a mi lado. Olía a playa cuando me giré. Sí, el día que conocí a Kinra Piz era verano y ambas estábamos en un local de reprografía de la ciudad. Qué bonito. Mis papeles y sus negativos cuando nadie imprimía fotos ni los teléfonos parecían más inteligentes que sus dueños.

Podía haber quedado todo ahí o absorberse como los restos de crema treinta y cinco en las manos. Y así fue (…)

Anuncios

Una respuesta to “El día que conocí a Kinra Piz [II]”

Trackbacks/Pingbacks

  1. El día que conocí a Kinra Piz [III] | La Crítica Cítrica - agosto 17, 2016

    […] (…) Podía haber quedado todo ahí o absorberse como los restos de crema treinta y cinco en la…. Y así fue. ¿Nos quedamos parados o tal vez lo que realmente nos forma sigue existiendo en otra dimensión? […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: