Llego en media hora

3 Sep

A esta habitación le faltaría una mano de pintura. Pienso en el color que haría juego con los momentos que quizá debería pasar aquí. Siempre tenemos poco tiempo para mirar hacia la pared. Antes fue un castigo. Pero ahora, ¿sabes qué?, pintaría esta habitación de azul y reservaría treinta minutos al día para ella.

¿En qué tipo de azul piensas cuando digo esto, simplemente, digo “azul”? Yo pienso exactamente en ese azul. Decirte “este azul es como…”. No. Decirte “este azul se parece a…”. No. ¿De verdad importa el azul de la habitación en la que estaré sola mirando las paredes durante media hora cada día?

No apartaré nada de la habitación antes de coger la brocha. No necesitaré ninguna caja. Ninguna otra habitación para acoger a ésta. No utilizaré cinta de carrocero para no pintar por fuera. Qué obsesión desde la infancia por que pintemos dentro. Qué obsesión la de no salirse nunca de las líneas.

Pintaré por encima de las cosas: los cuadros, las estanterías, los libros, las flores… ¿Cuánto define el color de las cosas a las cosas? ¿Cuánto de lejos está el mar para que no lo vea?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: