Tag Archives: “Lidia Bao”

¿Por qué no escribe usted?

18 Dic

La primera línea de lo que escribes siempre acaba entera en la boca de la gente. No quisiera hablarte de las partes del ojo, no soy una gran conocedora de la materia, pero sé que hay un imán en la pupila que la atrapa, a la primera línea, digo. El imán atrapa a la primera línea. Sigue leyendo

El día que conocí a Kinra Piz [IV]

15 Oct

(…) Cuando la Kinra Piz de Galicia compra pescado del día, en el Día, la Kinra Piz de Noruega lo está pescando. ¿Hay alguna conexión entre ellas que indique que son la misma persona? No lo sé. Kinra Piz ha paseado más de una vez por Buskerud. Y quién necesita saberlo. A Kinra Piz le hubiese encantado conocer a Ingmar Bergman. Sigue leyendo

Llama ahora a Mario. Que venga.

10 Oct

Mi pretensión no significa que cojas el teléfono. Es más, pareces un mono con guantes intentando alcanzar la única hoja de la rama. El bosque tiene un filtro de 1984. Parece noviembre. Llevabas un gorro de lana que te tapaba los ojos que no te impedía golpear la pantalla con tu maldito dedo índice. Sigue leyendo

El día que conocí a Kinra Piz [III]

17 Ago

(…) Podía haber quedado todo ahí o absorberse como los restos de crema treinta y cinco en las manos. Y así fue. ¿Nos quedamos parados o tal vez lo que realmente nos forma sigue existiendo en otra dimensión?

Sigue leyendo

Tráfico al egoísmo conceptual

15 Jun

Encontré una caja de cartón repleta de intermitentes. Estaba al fondo del armario. Cogí una silla para poder acercarla al final de la balda y así tocar tarima flotante con ella en brazos. Me hace gracia que se llame tarima y que se llame flotante cuando pienso en “tarima” y la miro y… no, no se parece y, cuando pienso en “flotante”, la observo, no flota.

Sigue leyendo

El día que conocí a Kinra Piz [II]

27 May

(…) Las historias góticas de japonesas góticas que viajan a Niza para crecer. Porque Kinra Piz nació viajando y su nombre es hoy una ciudad repleta de lenguas, de piel y de críticas. Piz era precisamente una crítica cuando la escuché por primera vez y empecé a pronunciarla de la misma forma que se pronuncian las dudas: con esa curiosidad voraz que no entiende de espacios vacíos.

Sigue leyendo

Lo peligroso es siempre lo diferente

14 May

Podíamos salpimentarnos como especie en el centro de las Islas Andamán. Cuadraditos perfectos cayendo en algún lugar remoto del Océano Índico, tacos envasados de jamón de York. Por ejemplo.

Sigue leyendo

El día que conocí a Kinra Piz [I]

8 Mar

El día que conocí a Kinra Piz negué que me gustase no tocar los márgenes. Una se da cuenta, años después, que aquel sería un momento importante. Los momentos importantes están hechos para miopes. Claro que, aquel día, su nombre me pareció infinitamente más lejano y borroso de lo que me lo parece ahora.

Sigue leyendo

Tu portátil no tiene carné

2 Sep

Tengo los vecinos más inconformistas de todo el barrio. Venga a hacer reformas de las reformas. Cualquier día montan un balneario con chorritos de tanto taladro que soportan las paredes. El caso es que necesitaba un silencio cómodo y una orden de alejamiento de las distracciones y opté por bajar la cuesta e ir a la biblioteca pública más cercana.

Sigue leyendo

El efecto pestaña

26 Ago

La o el que un día dijo aquello de “tirar de la lengua”, seguramente, no lo hizo con intención alguna de sentar cátedra. Tampoco pensando que esa frase, con el paso del tiempo, podría encabezar perfectamente un texto protagonizado por una sucesión de palabras “alarma”.

Sigue leyendo